Iron Man 1

Tony Stark es un despreocupado hombre de negocios que se gana la vida fabricando todo tipo de ingenios armamentísticos. El alcohol, las fiestas y las mujeres son sus únicas preocupaciones hasta que en una visita en Afganistán es secuestrado por un grupo terrorista que le obligará a fabricar un destructivo misil. En su lugar, Stark inventará una portentosa armadura para poder escapar de su cautiverio.

Iron_man
Escena película “Iron Man”

Entre tanto visionario, falso profeta y cineasta corporativo, se echaba de menos un poco de humildad y coherencia. Muchos, ante el desafío de la adaptación, han sido víctimas de su propio ego arrastrando a personajes antológicos hacia una perspectiva personalista, errónea y tremendamente injusta con la leyenda del héroe. El gran acierto de Jon Favreau ha sido saber colocarse en un segundo plano y dejar a su personaje evolucionar dentro de su entorno natural, tener la clarividencia de saber qué quiere el fan y la absoluta disposición a dárselo. En base a este manifiesto Iron Man es, (con permiso de algunos momentos de Spider-Man o del Hulk de Ang Lee), la mejor adaptación de un cómic Marvel hasta la fecha. O al menos, la que mejor ha sabido capturar la esencia pura, dura y sin aditivos-, de su personaje. Marvel ahora con Marvel Studios también parte de sus películas- se ha propuesto entrar en su (necesaria) madurez a base de talento. Como el que derrochan tres gigantes condenados al segundo plano, y que demuestran ser el apoyo perfecto para un genial Robert Downey Jr preparado para el papel mucho antes de que ni tan siquiera se lo ofrecieran. La agilidad de sus diálogos, la fidelidad con su base, la habilidad narrativa, el carisma de su protagonista (actor y personaje) y la madurez general de su propuesta (con algún desliz perdonable) hacen pensar que este universo paralelo de celuloide, está preparado para el siguiente paso en su evolución. Un nivel en el que los personajes de la casa de las ideas se cohesionen en tramas comunes (atención al pequeño pero muy efectivo guiño final) y campen a sus anchas por el imaginario de cualquier espectador. Quien iba a decirnos que un cínico, borracho, snob y mujeriego iba a resultar un héroe tan digno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *